El Cementerio Municipal del Carmen es uno de los grandes desconocidos de Valladolid. Sin embargo sus tapias encierran historia, escultura, arquitectura y anécdotas. Es, podríamos decir, un resumen de la historia de Valladolid de los dos últimos siglos, desde que el 1 de septiembre de 1833 se produjera el primer enterramiento.

Al recinto se accede por la antigua portada del convento de San Gabriel, del siglo XVII, que se instaló como pórtico del cementerio en 1843, después de su desamortización.

Personajes influyentes en la política, literatos, héroes anónimos... escultores afamados como Aurelio Carretero y arquitectos de renombre, como Ortíz de Urbina, han ido tejiendo en el Carmen uno de los espacios más interesantes de Valladolid.

Se trata de visitas totalmente gratuitas acogidas a la vocación de voluntariado que tienen las asociaciones vecinales.